Imagen Identidad UNLP
  • 31.03.2017
  • Signo de aumentar tamaño del texto Signo de reducir tamaño del texto

Inicio > Nota

2 x 2 de abril

BAJO FUEGO | BAJO AGUA

 

BAJO FUEGO

Desde 1982, el 2 de abril quedó asociado al desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas, ordenado por la dictadura cívico militar -instalada el 24 de marzo de 1976- con el objetivo de recuperar al archipiélago invadido y apropiado por el Reino Unido en 1833. La posterior rendición, el siguiente 14 de junio, no solo significó el fin de una aventura militar, sino un punto de inflexión en la debacle de la propia dictadura, que conduciría a la recuperación de la Democracia a partir de elecciones libres. El Atlántico Sur fue un “teatro de operaciones”, pero también escenario de violaciones de los Derechos Humanos. Por tal razón adherimos a la idea de honrar la memoria de los ex soldados conscriptos combatientes, pero también la de reclamar por el esclarecimiento de dichas violaciones y el castigo a los culpables, en el marco de una reivindicación de la soberanía Argentina en ese extremo austral de nuestro país.

 

BAJO AGUA | El otro 2 de abril

La inundación que afectó gravemente a la Ciudad de La Plata el último 2 de abril de 2013, irrumpió como el final inesperado de un cuento de hadas; el que generación tras generación presentaba al trazado fundacional de la Capital de la provincia de Buenos Aires como ejemplo de racionalidad. A esta altura, se concluye que no sólo la geometría del trazado urbano resultó una suerte de conclusión tardía del urbanismo romano de las ciudades de nueva fundación, sino que significó una exaltación del concepto de imponerse al medio natural, “cueste lo que cueste”. No por nada se le reprochaba a Dardo Rocha querer dominar el territorio a fuerza de decretos y leyes que corrigieran los “errores de la naturaleza”. No pocas contradicciones se presentan en el proceso que se desarrolló entre la idea de crear una Nueva Capital y su materialización, buena parte de ellas signadas por el enfrentamiento con los factores naturales del sitio. 133 años después, la falta de acciones concretas en el plano material fue tan grave como la falta de decisiones (políticas, técnicas) que las orientaran. Así la catástrofe se asocia no al “Destino” sino a la imprevisión. Entendemos entonces que ese estado de indefensión de la ciudad ante eventos tan diversos como destructivos, la convierte en un escenario de vulnerabilidad, donde la imprevisión se manifiesta en la usencia de proyectos, incluso en ignorar la propia idea de “proyecto”. Estamos a tiempo revertir el Destino, de proyectar el Futuro.

 

© 2011 Facultad de Arquitectura y Urbanismo Universidad Nacional de La Plata | calle 47 N 162 La Plata | 0054 221 4236587 al 90 | www.fau.unlp.edu.ar